¿Tienes dudas? Llámanos al 967 225 863

Pago seguro

EL ARTISTA Y SU RETRATO EN LA ESPAÑA DEL SIGLO XVII (Libro en papel)

UNA APORTACION AL ESTUDIO DE LA PINTURA RETRATISTA ESPAÑOLA

EL ARTISTA Y SU RETRATO EN LA ESPAÑA DEL SIGLO XVII
-5%
26,90 €
25,56 €
IVA incluido
ENVÍO 24h GRATIS
a España peninsular
Disponible en unos 7 días
Añadir a la cesta Añadir a favoritos
Editorial:
ALIANZA EDITORIAL, S.A.
Año de edición:
Materia
Pintura
ISBN:
978-84-206-7155-0
Páginas:
320
Encuadernación:
RUSTICA
Colección:
VARIAS

EL ARTISTA Y SU RETRATO EN LA ESPAÑA DEL SIGLO XVII (Libro en papel)

5/5 - 0 comentarios
1 valoracion(es)

Sinopsis

En el siglo XVI, los retratos de artista no constituían ya ninguna rareza en Italia, los Países Bajos y Alemania. En España, en cambio, los primeros ejemplos importantes de este género no aparecen hasta el siglo XVII, en los casos más tempranos. Es cuando los artistas se separan de los gremios de artesanos y se unen a los intelectuales y empiezan a hacerse retratos como muestra de que ya son gente importante, que han subido un escalón socialmente. El más conocido es el autorretrato de Velázquez en Las Meninas. El artista se representa en este cuadro como alguien consciente de su valía, sosteniendo pinceles y paleta, en el círculo de la familia real. Sin embargo, si lo contemplamos como una obra maestra no de la pintura europea sino de la española, tendremos que preguntarnos por la tradición del retrato español de artista. A diferencia de lo que ocurre en los países vecinos, la historia de este género es, ante todo, la de la valoración de la pintura como arte liberal, valoración no iniciada en España hasta el 1600, aproximadamente. Es, además, la historia de la definición de una nueva concepción del retrato que sentó las bases para que se considerara a los pintores dignos de ser retratados. Tales son las circunstancias que nos permitirán juzgar correctamente los retratos de El Greco, Carducho, Velázquez o Murillo, contemplados e interpretados en la presente obra como testimonios del despertar de una conciencia artística.

En el siglo XVI, los retratos de artista no constituían ya ninguna rareza en Italia, los Países Bajos y Alemania. En España, en cambio, los primeros ejemplos importantes de este género no aparecen hasta el siglo XVII, en los casos más tempranos. Es cuando los artistas se separan de los gremios de artesanos y se unen a los intelectuales y empiezan a hacerse retratos como muestra de que ya son gente importante, que han subido un escalón socialmente. El más conocido es el autorretrato de Velázquez en Las Meninas. El artista se representa en este cuadro como alguien consciente de su valía, sosteniendo pinceles y paleta, en el círculo de la familia real. Sin embargo, si lo contemplamos como una obra maestra no de la pintura europea sino de la española, tendremos que preguntarnos por la tradición del retrato español de artista. A diferencia de lo que ocurre en los países vecinos, la historia de este género es, ante todo, la de la valoración de la pintura como arte liberal, valoración no iniciada en España hasta el 1600, aproximadamente. Es, además, la historia de la definición de una nueva concepción del retrato que sentó las bases para que se considerara a los pintores dignos de ser retratados. Tales son las circunstancias que nos permitirán juzgar correctamente los retratos de El Greco, Carducho, Velázquez o Murillo, contemplados e interpretados en la presente obra como testimonios del despertar de una conciencia artística.

-5%
26,90 €
25,56 €
IVA incluido
ENVÍO 24h GRATIS
a España peninsular
Disponible en unos 7 días
Añadir a la cesta
Añadir a favoritos

Opiniones de los clientes

VALORACIÓN MEDIA

5,0

1 valoraciones

  • 5 estrellas
    100%
  • 4 estrellas
    0%
  • 3 estrellas
    0%
  • 2 estrellas
    0%
  • 1 estrellas
    0%

TU VALORACIÓN

Mostrar el e-mail